Blog Bondage y sexo bdsm
  • BDSM: ¿Por dónde empezar?
BDSM: ¿Por dónde empezar?
04 Sep

BDSM: ¿Por dónde empezar?

Actualizada el 30 de Sep de 2019

Cada vez son más las parejas que preguntan por los juegos de BDSM a las expertas de vivesex. Este creciente interés por esta práctica ha tenido mucho que ver con la importante venta de libros de las 50 sombras de Grey que ha despertado la curiosidad en mujeres y hombres sobre un tema que estaba muy silenciado y mitificado.

Hoy en Vivesex vamos a responder a muchas de las preguntas que tenéis acerca de BDSM.

Lo primero es que no te asustes si tienes este tipo de curiosidad o si la tiene tu pareja. No tengas pensamientos del tipo ¿Qué clase de pareja soy? O ¿Qué clase de pareja tengo? Piensa simplemente que se trata de una curiosidad muy normal y que el BDSM es un juego de pareja como tantos otros, que sirve para salir de la rutina y que requiere de seducir al cerebro con creatividad.   

Lo segundo que debéis tener presente es hacerlo siempre de una forma segura, sensata y consensuada.

 Para ello es importante que sigáis los siguientes pasos:

1. Establecer de forma consensuada cuando se va a llevar a cabo el juego. Este tipo de juegos deben tener un inicio y un fin. Evidentemente el sexo no es algo que se planee, porque perdería gran parte del encanto. Pero en el caso de una sesión BDSM es importante acordar cuando se llevará a cabo para establecer cuando se acaba el juego y volvemos a los roles habituales.

2. Establecer los roles de cada uno. Estos roles son amo (quien lleva el juego, el que debe proporcionar placer al otro) y sumisa (quien se deja hacer y se entrega totalmente). Debemos pactar con anterioridad quien va a hacer cada papel, así como las prácticas que van a permitirse y las que no (esto requiere un nivel de autoconocimiento por parte de la persona que va a coger el rol de sumisa). Si recordáis la película de las 50 sombras de Grey ellos hacen un contrato con las cosas que se van a permitir y las que no. El amo en ningún momento debe sobrepasar los límites que se le han puesto.

 

                                   shutterstock_5496474071.jpg

3. El objetivo del amo no es lesionar a la pareja, sino excitarla por medio de la sensación de dominación/sumisión. De hecho esta dominación puede hacerse incluso sin el uso del dolor.

4. Usaremos siempre juguetes pensados para estos fines, para evitar hacer daños involuntarios a nuestra pareja.

5. Pactaremos también la forma de salir del juego o de bajar la intensidad. Para ello el/la sumisa/o puede usar los colores del semáforo; verde significará que todo va correcto y puedes seguir por ese camino, amarillo significará que estamos acercándonos al límite y que es preferible que encamines el juego hacia otro lado, y rojo significará que paramos en seco.

Algunas técnicas que te recomendamos para iniciar son:

a) Arrancar la ropa: es preferible usar ropa fácil de quitar como por ejemplo las blusas con corchetes.

b) Dar nalgadas o azotes: a este respecto lo más excitante es el ruido que proporcionan más que la fuerza, de hecho recomendamos no usar demasiada fuerza hasta no saber si a ambos os está gustando. Hay látigos o fustas para dar estos azotes, unos son de vara larga y otros de vara corta. La principal diferencia es que los de vara larga se usan para marcar más dominación, pues permiten someter desde más distancia; así por ejemplo permiten al amo estar de pie y al sumiso estar más abajo. Si mojamos la punta de la vara duele más el azote.

 

                        shutterstock_313353635.jpg

c) Pellizcar o morder: por ejemplo los pezones. Siempre iremos de menos a más para ver hasta donde soporta nuestra pareja.  Hay unas pinzas especialmente pensadas para ello.

d) Dejar caer cera caliente: hay velas muy adecuadas para estos juegos pues la cera que calientan en realidad es un aceite de masaje que permite volcarla sobre nuestra pareja sin llegar a quemarla. Recordad que nuestro propósito no es lesionarla sino excitarla, y en este sentido es más importante la imaginación que el dolor.  Debemos dejar caer la cera de la vela desde al menos 20 cm para que dé lugar a enfriarse un poco. Evitaremos zonas de mucosa, mucho bello, genitales, ano o cara.

 

shutterstock_5214696071.jpg

 

e) El bondage: es una de las técnicas más excitantes. Consiste en atar a la otra persona. Puede inmovilizarse de forma parcial (por ejemplo con unas esposas, total (usar cuerdas pensadas para ello), poniendo mordaza en la boca, vendando los ojos (el antifaz es el rey de las fantasías ya que aumenta la excitación por la incertidumbre…) En este sentido es importante hacerlo con una persona de confianza para evitar bromas pesadas, tener una palabra clave o gesto para cuando algo no nos gusta, tener una tijera a mano o forma de deshacer los nudos rápidamente si la/el sumisa/o se angustia…  Cuidado con hacer ataduras tan fuertes que corten la circulación y tener especial cuidado con la zona del cuello.

Ahora os toca practicar y recordad que todos somos diferentes y en vuestra creatividad está el éxito.



Deja un comentario

COMPARTIR
Portes gratis
Envíos discretos
Contra reembolso
Web segura SSL
Envíos en 24h
Compra anónima
Banco Sabadell Norton secure Paga con paypal Paga con viza Pagac con mastercard