Blog Salud sexual y educación
  • Juguetes sexuales y enfermedades de transmisión sexual
26 Jul

Juguetes sexuales y enfermedades de transmisión sexual

 

En el siglo XXI, las personas sexualmente activas son conscientes de que el acto sexual sin protección, ya sea anal o vaginal, puede provocar una gran variedad de enfermedades de transmisión sexual (ETS). Puede que no hayamos recibido mucha información sobre el tema sexual en la escuela, pero la mayoría de los profesores de ciencias y salud siempre nos muestran desde pronto algunas de las consecuencias que puede tener el  sexo, como puede ser la aparición de enfermedades y el nacimiento posterior de bebés. Pueden llegar a enseñarnos mucho sobre el tema, pero casi siempre sin hacer mención al placer que provoca el sexo.

El método común utilizado para prevenir estas enfermedades de transmisión sexual y su propagación son los condones. Todos deberíamos saber sobre su uso, los utilicemos o no. A día de hoy, el uso de juguetes sexuales en las relaciones se trata como si fuera un tema tabú, puesto que apenas nos han ofrecido información sobre éstos  en las escuelas.

Es tan poca la información recibida, que algunas veces  tenemos que acudir a personas, interventores de empresas dedicadas a la venta de juguetes sexuales para que nos expliquen sobre el funcionamiento de los mismos.

Con el paso del tiempo, las parejas de todos los géneros tienen un fácil acceso ya a la información de cómo usar estos juguetes como una experiencia sexual en compañía, o incluso en solitario. Al principio, una de las preocupaciones de los usuarios que compran estos juguetes sexuales se trata de la falta de experiencia en éstos.

¿Se puede obtener una ETS de un juguete sexual? Es una pregunta que nunca te habrás hecho antes, pero merece la pena discutirla.

 

El empleo de juguetes sexuales en estudios de ETS.

Los juguetes sexuales como un transmisor posible de enfermedades no han sido estudiados detalladamente, en cambio algunos investigadores se preguntan sobre el empleo de estos juguetes sexuales como parte de la investigación a fondo de la aparición de enfermedades. Es importante que los participantes sean sinceros sobre su uso de los juguetes en la actividad sexual, para así poder facilitarles el estudio.

                                                             Depositphotos_150141356_m-2015.jpg

Estudio de la Tricomoniaisis

La tricomoniasis (o “tric”) es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) muy común causada por la infección transmitida por el parásito protozoario llamado Trichomonas vaginalis. En 1996 se realizó un estudio de una pareja lesbiana, puesto que se llegó a pensar que con la masturbación mutua, la transmisión de fluidos internos de la mujer en las manos eran las culpables del contagio de dicha enfermedad. Durante este estudio, se señaló que la pareja negó en todo momento el uso de juguetes sexuales.

Tras otros estudios de casos similares, los juguetes sexuales no pueden ser señalados como un posible transmisor de esta enfermedad. El intercambio de fluidos en las manos parece ser la razón por la cual las parejas lesbianas contrajeron la infección.

Estudio de la Hepatitis C

Un estudio en 2011 analizó la frecuencia con la que hombres VIH negativos contrajeron el virus de la hepatitis C tras mantener relaciones sexuales con otros hombres. Normalmente, es más común que los hombres VIH positivos contraigan el VHC a través de la actividad sexual. Los investigadores analizaron cómo los hombres que eran VIH negativos podían ser diagnosticados con el VHC. De los cuatro hombres que participaron en el estudio, dos usaron juguetes sexuales en algún momento de su historia sexual, uno de los cuales los compartió con su pareja.

Tras el estudio, se postuló que la transmisión del virus se debió más al acto sexual  que pudo causar sangrado y el daño a la mucosa que cualquier otro factor. Los juguetes sexuales por sí mismos pueden no ser un transmisor, pero el juego anal áspero con un juguete si podría representar un riesgo.

Otros estudios de las enfermedades de transmisión sexual

A medida que los estudios sobre el comportamiento sexual y la salud han avanzado a lo largo de los años, los investigadores han incluido el uso de juguetes sexuales en sus estudios. Dos estudios interesantes no encontraron ningún vínculo entre los juguetes sexuales y la infección en sus estudios.

En un estudio realizado en 1998 del virus del papiloma humano genital (VPH) entre las mujeres que tienen relaciones sexuales con mujeres no  se encontró ninguna conexión entre los juguetes sexuales y el virus. Un estudio más reciente, publicado en 2014, que estudió los diagnósticos de clamidia en las mujeres no encontró tampoco ningún vínculo entre el uso de juguetes sexuales y la contracción de la clamidia, aunque algunas de las mujeres que habían utilizado juguetes sexuales sí lo contrajeron.

                                                               Depositphotos_36509447_m-2015-300x200.jp

 

Estudio de la prevención de ETS en mujeres lesbianas y bisexuales

Algunos estudios no son necesariamente sobre una sola infección o enfermedad, sino que se centran en la educación y la prevención de las poblaciones afectadas por las infecciones de transmisión sexual. Una investigación llevada a cabo en 2005 examinó la percepción del riesgo de enfermedades de transmisión sexual entre las mujeres lesbianas y bisexuales. En ese momento, las lesbianas (en general) tenían una mayor tasa de vaginosis bacteriana (técnicamente una infección, no una ETS) que los investigadores consideraron que podría representar la posible propagación de las ETS en función de la frecuencia de la infección en mujeres lesbianas y bisexuales.

Se encontraron que algunas de las mujeres en el estudio tomaron poca precaución para prevenir la propagación de la enfermedad y se entendió cual pudo ser la causa de la posible transmisión de ETS entre las mujeres. Los investigadores descubrieron que las mujeres a menudo compartían juguetes sexuales y se involucraban en relaciones sexuales con penetración con sus juguetes, por lo general sin condones y sin una limpieza constante y exhaustiva de sus juguetes sexuales.

¿Qué significa esto para el uso de juguetes sexuales y las infecciones de transmisión sexual? La educación sobre la transmisión de posibles enfermedades se centra principalmente en el sexo penetrativo y el intercambio de fluidos corporales: sangre, semen, etc. Aunque la mayoría de las personas consideran que la penetración física sin protección es la única causa de preocupación, también existe la posibilidad de que los líquidos internos del cuerpo se traspasen a través del uso de juguetes sexuales.

 

Protéjase de las enfermedades de transmisión sexual mediante el uso de juguetes sexuales

Aunque los juguetes sexuales a menudo son una opción mucho más segura para el juego sexual y la penetración, se deben tomar precauciones hasta que conozca la historia sexual de su pareja y si alguno de los dos presenta una ETS contra la cual prevenirse.

Lo más común es que los juguetes sexuales sean utilizados por una sola persona, aunque la masturbación no es la única forma de jugar. Compartir un juguete sexual durante la actividad sexual puede ser una forma divertida y emocionante de experimentar placer. Esto también significa que está compartiendo fluidos corporales, posibles bacterias  y cualquier infección que usted o su pareja puedan tener. Del mismo modo que debe usar un condón en la actividad sexual, su juguete sexual también necesita un condón.

                                                       f.jpg

 

Elija su condón sabiamente

Seleccionar un condón para su consolador o vibrador no es muy diferente a elegir un condón para un pene.

-Encuentra el tamaño correcto para tu condón. Un condón que es demasiado pequeño no te permitirá irte o podría romperse. Un condón demasiado grande puede caerse o ser ineficaz. Para una comparación sencilla, el método de rollo de papel higiénico vacío funciona bastante bien. Deslice su juguete dentro del tubo de un rollo de papel higiénico vacío:

  • Si su juguete cabe dentro de un rollo de papel higiénico con espacio para moverse, compre condones pequeños.
  • Si su juguete sexual encaja perfectamente en su interior, elija un condón de tamaño mediano, que es el tamaño estándar.
  • Si su vibrador o dildo no está en el tubo, necesitarás uno grande.

Cualquier cosa más grande que ocho pulgadas de largo o más de 2.25 pulgadas alrededor necesitará los condones extra grandes.

-Elija el material correcto para su juguete. Si elige el tipo de condón incorrecto para el juguete que está usando, podría dañar el juguete. Los condones son baratos, pero la mayoría de los juguetes sexuales, especialmente los hechos de silicona, no lo son.

  • Los condones básicos con cualquier tipo de lubricante son buenos para juguetes sexuales de metal o vidrio.
  • Los juguetes de silicona deben usarse con condones no lubricados o con condones lubricados a base de agua.
  • No se deber usar lubricantes a base de silicona u otros líquidos con juguetes sexuales de silicona.

-Usa tu condón sabiamente. No todos los juguetes sexuales están diseñados para penetrar en un cuerpo. Algunos están hechos para ser penetrados. Es importante saber qué hacer dependiendo del juguete que estés usando.

  • Cuando el condón penetre en su cuerpo, deslice el condón primero.
  • Cuando vayas a penetrar el juguete sexual, como por ejemplo un Fleshlight, pon el condón en tu pene antes de usar el juguete.
  • Si comparte su juguete sexual durante el juego sexual y penetra su cuerpo (o el juguete), aplique un condón nuevo antes de que su pareja lo use.

 

Limpieza y almacenamiento de juguetes sexuales

No limpiar sus juguetes sexuales correctamente después de su uso, ya sea que los comparta o no, no es bueno para su colección de juguetes. Con el tiempo, pueden volverse demasiado asquerosos para usar o incluso puede dañarse. Si usted o su pareja tienen una ETS, un virus o una bacteria maligna pueden quedarse en su juguete sexual. Técnicamente, las ETS no pueden vivir demasiado tiempo fuera del cuerpo, pero no es un riesgo que debas tomar. Y además, los juguetes sexuales sucios no son algo que quieras cerca de tu vulva, ano o pene.

-El jabón y el agua es el método más fácil de usar para limpiar un juguete sexual. Si su juguete usa una batería, sáquela antes de limpiarlo. Para los juguetes sexuales con cable o recargables con USB, asegúrese de que esas áreas estén alejadas del agua. Un exfoliante completo y cuidadoso que preste especial atención a los pliegues, grietas, dobleces en el juguete se encargará de cualquier germen, bacteria o virus.

-Puede usar el lavavajillas o el agua hirviendo para algunos de sus juguetes. Los juguetes sexuales de silicona, vidrio, acero inoxidable y piedra se pueden lavar en el lavavajillas o sumergirlos en agua hirviendo durante unos minutos. No coloque juguetes que tengan un elemento eléctrico en el lavavajillas o agua hirviendo.

Para los juguetes que no puedas lavar con lavavajillas o con agua, usa un limpiador de juguetes sexuales. Esta es una solución muy simple que puede limpiar completamente tu juguete. Rocía todo tu juguete, prestando especial atención a las curvas, pliegues, grietas y grietas y limpie su juguete con un paño seco.

Algunos consejos para recordar cuando estás limpiando tus juguetes sexuales:

  • El jabón antibacterial es innecesario y podría irritar su piel más adelante.
  • Tenga cuidado al limpiar juguetes impermeables. Verifique las instrucciones para saber si son resistentes al agua o si pueden sumergirse completamente en agua.
  • Retire las baterías y los cables USB antes de limpiar sus juguetes.
  • No coloque gomas, ni juguetes porosos en el lavavajillas ni en agua hirviendo.
  • El alcohol isopropílico es un buen reemplazo para el limpiador de juguetes sexuales.
  • Seque sus juguetes sexuales con un paño limpio o una toalla antes de guardarlos.

-Almacene sus juguetes sexuales correctamente para mantenerlos limpios. Esto no evitará la propagación de ETS, pero es un buen hábito para practicar. Los juguetes que están a la intemperie pueden atraer polvo, pelo, migas y otras cosas que no desea introducir en su cuerpo. Use la bolsa que venía con su juguete sexual o compre una bolsa o caja especial para guardar sus juguetes.

                                                         cff.jpg

 

Conclusión

Los pocos estudios que se han realizado a lo largo de los años con respecto a los juguetes sexuales y las enfermedades de transmisión sexual en realidad no se han centrado tanto en el uso de juguetes sexuales como en la posibilidad de que las parejas se infecten mutuamente. Debido a que el acto de la transmisión es el intercambio de fluidos o desgarros o cortes en el cuerpo que pueden transmitir bacterias o virus, es seguro asumir que los juguetes sexuales, cuando se comparten, pueden jugar un papel en la propagación de la enfermedad.

Cuando su salud sexual está involucrada, es mucho mejor estar seguro que lamentar. Usar condones puede ayudar a protegernos a todos. Los condones también facilitan la limpieza de los juguetes sexuales, ya que pueden desecharse y el juguete puede enjuagarse con agua y jabón cuando haya terminado.

La limpieza regular y rápida de tus juguetes sexuales no se debe ignorar ya sea que estés compartiendo con un compañero o no. La limpieza adecuada de sus juguetes sexuales lo mantiene más saludable y extiende la vida de su juguete, siempre y cuando siga las instrucciones del fabricante. Los juguetes sexuales pueden ser una forma maravillosa de jugar con una pareja, tengan o no tengan una ETS, pero no protegerse o no mantener sus juguetes limpios puede provocar infecciones desagradables y otros posibles problemas de salud.

 

 


Aquí tienes nuestra mejor selección de Aceites Y Lubricantes Limpieza Y Conservación

150 Ml
150 Ml
Stimul8
Limpiador de juguetes sin alcohol
4,70€ 13,92€
3 opinion(es)
150 Ml
Clean In
Limpiador antibacterial de juguetes
7,70€ 15,37€
3 opinion(es)
15 Gr
Eroticgel Smooth
Talco recuperador para juguetes
2,00€ 4,96€
1 opinion(es)
50 Ml
250 Ml

Deja un comentario

COMPARTIR
Portes gratis
Envíos discretos
Contra reembolso
Web segura SSL
Envíos en 24h
Compra anónima
Banco Sabadell Norton secure Paga con paypal Paga con viza Pagac con mastercard